Conversión fácil de medidas

Por mi parte he tenido que dedicar mucho tiempo buscando conversores automáticos de medidas ya sean de longitud, volumen, temperatura, en fin…de todo tipo.
Revolviendo unos viejos papeles de casa encontré una agenda viejísima que tenía estas tablas de convertibilidad pero, luego encontré otra que poseía las “fórmulas” de las mismas y se me ocurrió que podría ser un buen post para poder ir terminando la semana (igual, alguna estupidéz voy a postear mañana) y dicho sea de paso…hace tiempo no publico algo útil aquí.

Conversión de medidas

  • Metros en Yardas = Debemos agregar el 10%
  • Yardas en Metros = Debemos reducir el 10%
  • Kilómetros en Millas = Debemos multiplicar por 5 y dividir por 8
  • Millas en Kilómetros = Debemos multiplicar por 8 y dividir por 5
  • Litros en pintas = Debemos multiplicar por 7 y dividir por 4
  • Pintas en Litros = Debemos multiplicar por 4 y dividir por 7
  • Litros en Galones = Debemos multiplicar por 2 y dividir por 9
  • Galones en Litros = Debemos multiplicar por 9 y dividir por 2
  • Kilogramos en Libras = Debemos dividir por 9 y multiplicar por 20
  • Libras en kilogramos = Debemos dividir por 20 y multiplicar por 9
  • °F a °C (Farenheit a Celcius) = Debemos restar 32, multiplicar por 5 y dividir por 9
  • °C a °F (Celcius a Farenheit) = Debemos multiplicar por 9, dividir por 5 y sumas 32
  • Y prometo que la próxima vez voy a postear algo mas completo, ahora estoy en la oficina y tengo muchísimo frío para tipear así que me voy a ir a preparar un café y quedarme en la cocina un rato 🙂

    El Capitán Kirk cambió el mundo

    “Órbita habitual, Sr. Sulu”, grita el Capitán Kirk con absoluta confianza. Él sabe que la nave USS Enterprise puede deslizarse con facilidad hacia adentro y hacia afuera de las órbitas planetarias. No obstante, eso sólo es fácil dentro del ámbito de la ciencia ficción. En el mundo real, tales maniobras han sido imposibles…hasta ahora.

    Propulsada por una tecnología con un nombre que suena futurista, “propulsión de iones”, la nave realizará maniobras espaciales como las de Enterprise.

    En este preciso momento, Dawn se está alejando lentamente del Sol, más allá de Marte, en camino a su primer destino, el asteroide Vesta. Dawn surcará su “órbita habitual” alrededor de este mundo rocoso, durante un año, para explorar sus misterios.

    Después, Dawn hará algo que no tiene precedentes en el mundo real de los vuelos espaciales: saldrá de la órbita de un cuerpo lejano y volará y orbitará otro cuerpo. Su segundo destino será el asteroide Ceres.

    Leer nota completa

    Logran teletransporte cuántico a lo largo de 16 kilómetros

    Científicos de China tuvieron éxito al teletransportar información entre fotones mucho más alejados que en ningún experimento anterior. Transportaron la información cuántica sobre 16 km de distancia, mucho más que los pocos cientos de metros anteriormente conseguidos, lo cual nos deja más cerca de lograr transmitir información a lo largo de grandes distancias sin necesidad de una señal tradicional.

    A no confundirse
    El teletransporte cuántico no es lo que vimos en Star Trek o en la película DooM (y en infinidad de otros ejemplos de ciencia ficción), donde un objeto (o persona) en un lugar es “enviado” a otro a través de un portal teletransportador llegando así una copia perfecta de sus partículas. En el teletransporte cuántico dos fotones o iones (por ejemplo) están entrelazados de tal manera que cuando se cambia el estado cuántico de uno, también cambia el del otro, como si aún estuviesen conectados. Esto permite que la información cuántica sea teletransportada si uno de los fotones/iones es enviado lejos.

    En experimentos anteriores, los fotones estaban confinados a canales de fibra de unos pocos cientos metros de largo para asegurar que su estado permanecía sin cambios, pero en los nuevos experimentos, se entrelazaron pares de fotones y el fotón de mayor energía del par fue enviado a través de un canal de espacio libre de 16 km de largo. Los investigadores, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China y la Universidad Tsinghua en Pekín, encontraron que incluso a esta distancia el fotón en el extremo receptor aún respondía a los cambios del estado en el otro fotón. La fidelidad media lograda en el teletransporte fue del 89%.

    La distancia de 16 km es mayor que el grosor efectivo de la aerósfera de 5-10 km, por lo que el éxito del grupo puede abrir el camino a experimentos entre una estación terrestre y un satélite, o dos estaciones terrestres con un satélite actuando como repetidor. Esto significa que las aplicaciones de las comunicaciones cuánticas podrían ser posibles a escala global en un futuro cercano.

    El canal de espacio libre público estaba a nivel del mar y se extendía 16 km, la distancia entre Badaling en Pekín (el lugar del teletransporte) y el receptor en Huailai en la provincia de Hebei. Los pares de fotones entrelazados se generaron en el lugar del teletransporte usando un semiconductor, un rayo láser azul, y un cristal de borato de beta-bario (BBO). El par de fotones se entrelazó en los modos espaciales del fotón 1 y modos de polarización del 2. El equipo de investigación diseñó dos tipos de telescopios para usarlos como transmisores ópticos y antenas receptoras.

    Lo que no encontré ni pude entender en el artículo original, es la velocidad de transmisión. Sabemos que al tener una repetidora (satélite por ejemplo) estaremos sujetos al retardo obvio que habrá entre la emisión, la recepción y el redireccionamiento de la señal y hasta donde se sabe, NADA se puede transmitir más rápido que la velocidad de la luz. Hasta los efectos gravitatorios tardan un tiempo en sentirse, no son instantáneos. Pero según en teoría, el resultado es el mismo (en velocidad y fidelidad) tanto como si el punto de emisión y el de recepción estuvieran a 2 metros de distancia como a 5 años luz y esto, sería un importante avance para la comunicación entre puestos terrestres y exploradores espaciales por ejemplo.

    Algunos dirán que lo que se logró es entrelazamiento y no teletransporte y es mas o menos cierto. Pero con este tipo de información, tendremos campo abierto para la investigación de mejores alternativas de comunicación y (por qué no?) transporte en el futuro. Mas de uno habrá dicho que el primer televisor no era mas que un monitor de recepción para una cámara arcaica y que no serviría para nada pero hoy en día no hay un hogar sin televisión.

    Los experimentos confirman la factibilidad del teletransporte cuántico espacial, y representan un gran salto adelante en el desarrollo de aplicaciones de comunicación cuántica.

    La nota completa está disponible en Nature Photonics.

    Los peligros de la ruta…

    Recién leía la timeline twittera de Rodolfo Barili, periodista y Ejecutivo de noticias de Telefé Noticias.


    Foto: Cortesía de Rodolfo Barili

    Vemos en plena ruta 30 (entre Las Flores y Rauch) una máquina agraria circulando a 20km/h en una ruta donde el mínimo es de 50km/h con máximas de 110km/h.
    Es básicamente una trampa para aquellos que vienen circulando a velocidad normal dado que nuestra vista puede jugarnos una mala pasada mostrando a un objeto cuya circulación es mas lenta que la nuestra como si viniera a la misma velocidad. Al mantener una constante de 20km/h mientras que nosostros mantenemos una trayectoria recta de 50km/h, la curvatura del parabrisas nos muestra al objeto como mas lejano de lo que realmente está. Obtenemos una “ilusión óptica” de un elemento que supuestamente está en movimiento cuando en realidad está casi estático en comparación con nuestra velocidad actual pudiendo no dar tiempo a reaccionar ante el mismo.

    Si el objeto estuviera estático, sería mas fácil para nuestra vista calcular la distancia

    El Puente Einstein-Rosen (Agujero de gusano)

    Agujeros de gusano o puente de Einstein-Rosen también conocido como el puente de Einstein-Rosen , es un aspecto topológico hipotético del espacio tiempo que es esencialmente un atajo desde un punto del universo a otro punto en el universo, permitiendo el viaje entre ambos de una forma más rápida.

    Los agujeros de gusano se presentan como soluciones para las ecuaciones de Albert Einstein en la teoría general de la relatividad cuando se aplican a los agujeros negros. De hecho, surgen tan seguida y fácilmente en este contexto que algunos teóricos se sienten inclinados a creer que eventualmente puedan encontrarse o fabricarse contrapartes y, quizá, ser utilizados para viajes más rápidos que la velocidad de la luz.

    La teoría de los agujeros de gusano se remonta a 1916, poco después de que Einstein publicase su teoría general, cuando Ludwig Flamm, un físico Vienés desconocido, se fijó en la más simple y teórica forma posible de un agujero negro: El Agujero Negro Schwarzschild. Descubrió que las ecuaciones de Einstein permitían una segunda solución, ahora conocida como agujero blanco, que se encuentra conectado a la entrada del agujero negro por un conducto de espacio tiempo (REF-2). La “entrada” del agujero negro y la “salida” del agujero blanco podrían estar en diferentes partes del mismo universo o en diferentes universos. En 1935, Einstein y Nathan Rosen estudiaron más a fondo la teoría de las conexiones intra (o inter) universo en una presentación (REF-1) cuyo propósito era el de explicar las partículas fundamentales, tales como electrones, en términos de túneles de espacio-tiempo unidos por líneas de fuerza eléctricas. Esto dió paso al nombre formal de puente Einstein-Rosen a lo cual más tarde el físico John Wheeler se referiría como “agujero de gusano” (el también acuño los términos “agujero negro” y “espuma cuántica”). La presentación de Wheeler en 1955 (REF-3), trata sobre los agujeros de gusano en términos de entidades topológicas denominadas “geones” e incidentalmente provee el primer diagrama (ahora muy familiar) de un agujero de gusano como un túnel que conecta dos aberturas en diferentes regiones del espacio tiempo.

    Explicándolo de manera mas sencilla (Aclaración de ElPlog.com)
    Un gusano, para atravesar una manzana puede recorrerla de lado a lado pero es mas simple y corto si pudiera abrir un agujero en forma instantánea entre los polos de la esfera.
    Esto podría tomar muchos días, semanas, meses o incluso años pero en tiempos de viajes espaciales, es solo un suspiro si nos ponemos a pensar que viajando a la velocidad de la luz, nos tomaría 4 años y medio llegar a la constelación Alpha-Centauri.

    El interés en los agujeros de gusano navegables tomó auge a continuación de la publicación de un escrito en 1987 de Michael Morris, Kip Thorne, y Uri Yertsever (MTY) del Instituto de Tecnología en California (4,5). Este artículo surgió por una solicitud a Thorne hecha por Carl Sagan quien estaba dándole vueltas a la cabeza a la manera de llevar a la heroína de su novela “Contact” (“Contacto”, con Jodie Foster en su versión fílmica) a través de distancias interestelares a velocidades mayores que las de la luz. Thorne le pasó el problema a sus estudiantes profesores Michael Morris y Uri Yertsever, quienes averiguaron de que tal viaje podría ser posible si un agujero negro pudiese ser mantenido abierto el suficiente tiempo para que una nave espacial (o cualquier otro objeto) pasase a través de el. MTY concluyeron que para mantener un agujero de gusano requeriría de materia con una densidad de energía negativa y una presión negativa mayor (mayor en magnitud que la densidad de la energía).

    Tal materia hipotética es denominada materia exótica. Aunque la existencia de la materia exótica es especulativa, se conoce una manera de producir energía de densidad negativa: el efecto Casimir. Como fuente de su agujero de gusano, MTY se volvieron hacia el vacío cuántico. “El espacio vacío” en su más mínima escala. Resulta ser que no está vacío sino que hierve con violentas fluctuaciones en la mismísima geometría del espacio-tiempo. A este nivel de la naturaleza, se cree que ultra pequeños agujeros de gusano están continuamente apareciendo y desapareciendo. MTY sugirieron que una civilización lo suficientemente avanzada podría expandir uno de esos pequeños agujeros hasta un tamaño macroscópico añadiéndole energía. Entonces el agujero podría ser estabilizado utilizando el efecto Casimir colocándole dos esferas súper conductoras cargadas en las bocas del agujero. Finalmente, las bocas podrían ser transportadas a regiones bastamente separadas en el espacio para proporcionar una forma de comunicación y de viaje más rápido que la luz.

    Por ejemplo, una boca colocada a bordo de una nave espacial podría ser llevada a una región a muchos años luz de distancia. Debido a que este viaje inicial sería a través del espacio tiempo normal, tendría que efectuarse a velocidades inferiores a la de la luz. Pero durante el viaje y después, el transporte y la comunicación instantáneas a través del agujero de gusano serían posibles. La nave podría ser avituallada de combustible y provisiones a través de la boca que llevaría. También, gracias a la relativista dilación-tiempo, el viaje no tendría porque por que ser de larga duración, aún medido desde observadores con base en la Tierra. Por ejemplo, si una nave rápida, llevando una boca de gusano fuese a viajar a Vega, a 25 años luz de distancia, a 99.995% de la velocidad de la luz (dado un factor de dilación-tiempo de 100), los relojes a bordo medirían el viaje como si sólo tomase tres meses. Pero el agujero de gusano alargándose desde la nave a la Tierra uniría directamente el espacio y el tiempo entre las dos bocas (una la de la nave y la otra dejada atrás en -o cerca- de la Tierra. Por lo tanto, medido también por los relojes terrestres, el viaje habría tomado sólo tres meses) tres meses para establecer un más o menos transporte instantáneo y enlaces de comunicación entre la Tierra y Vega.

    Por supuesto que, el planteamiento del equipo MTY no está exento de sus dificultades, una de las cuales es que la potencia de las increíblemente necesarias fuerzas para mantener las bocas del agujero de gusano abiertas podrían destrozar a cualquiera o cualquier cosa que tratase de pasar a través de ellas. En un esfuerzo por diseñar un ambiente más benigno para los viajeros que utilizasen estos agujeros, Matt Visser de la Universidad de Washington en St. Louis concibió un arreglo bajo el cual la región de espacio tiempo de una de las bocas de estos agujeros es plano (y por lo mismo libre de fuerzas) pero enmarcado por “puntales” de materia exótica que contiene una región de curvatura muy aguda (6). Visser visualiza un diseño cúbico, con conexiones de bocas de agujero espacio-plano en las esquinas cuadradas y cadenas cósmicas en las orillas. Cada cara del cubo puede conectarse para hacer cara con otro cubo de agujero de gusano, o bien las seis caras del cubo pueden conectar con seis diferentes caras de cubo en seis localizaciones separadas.

    Visto todo esto, nuestra tecnología aún no está lista para llevar a cabo la tarea de construir un entramado de agujeros de gusano; la pregunta que surge es si realmente puede existir ya en estos momentos. Una posibilidad es que razas avanzadas en alguna otra parte de la Galaxia o más allá hayan establecido ya un emparrillado de agujeros de gusano que podríamos aprender a utilizar. Otra es que puedan ocurrir en forma natural. David Hochberg y Thomas Kephart de la Universidad Vandebilt han descubierto que, en los primeros instantes del Universo, la propia gravedad puede haber dado lugar a regiones de energía negativa en las cuales pueden haberse formado agujeros de gusano auto estabilizados. Dichos agujeros, creados durante el Big Bang, pueden estar por ahí hoy en día, distanciándose en pequeñas o grandes distancias en el espacio.

    Referencias bibliográficas:
    1. Flamm, L. Phys. Z., 17, 48 (1916).

    2. Einstein, A., and Rosen, N. “The Particle Problem in the General Theory of Relativity”, Physical Review, 48, 73 (1935)

    3. Wheeler, J. A. “Geons,” Physical Review, 97, 511-536 (1955).

    4. Morris, M. S, Thorne, K. S., y Yurtsever, U. “Wormholes, Time Machines, and the Weak Energy Condition,” Phys. Rev. Letters, 61, 1446-1449 (1988).

    5. Morris, M. S., and Thorne, K. S. “Wormholes in spacetime and their use for interstellar travel: A tool for teaching general relativity”, Am. J. Phys., 56, No. 5, 395-412 (1988).

    6. Visser, M. “Wormholes, baby universes, and causality”, Phys. Rev. D, 41, No. 4, 1116-1124 (1990).

    Los reactores nucleares híbridos

    Con las reservas naturales de combustibles fósiles agotándose, los efectos que este tipo de combustibles tienen en el calentamiento global, el incremento en los costos y el crecimiento de la demanda mundial de energía a una tasa sin precedente, la era de los combustibles fósiles esta llegando a su fin. Existe una creciente urgencia global en generar energía libre de emisiones de carbón (CO2) y tener una fuente que garantice el suministro energético mundial y minimice el impacto ambiental.

    La energía nuclear ha renacido como una alternativa ante esta crisis energética, aunque es indudable que no cuenta con aceptación en gran parte de la sociedad principalmente por cuestiones de seguridad y de manejo de los desechos radioactivos, diferentes avances científicos y tecnológicos estarían a punto de cambiar esta percepción.
    Leer nota completa

    Simulación de fluidos usando dinámica molecular

    Un fluido es una sustancia que esta compuesta por átomos y moléculas. Las complejas estructuras que forman los fluidos al fluir emanan del movimiento colectivo de sus elementos constituyentes. La mecánica de fluidos es la rama de la mecánica que estudia el movimiento de los fluidos (gases y líquidos), así como las fuerzas que lo provocan. Además, se encarga de investigar la interacción del flujo de fluidos con su entorno. La mecánica de fluidos esta basada en la hipótesis del medio continuo, en esta se considera que el fluido es continuo a lo largo del espacio que ocupa, ignorando por tanto su estructura molecular y discontinuidades. Basado en esta hipótesis se desarrolla un conjunto de ecuaciones matemáticas, que provienen de principios básicos como conservación de masa, momentum y energía. El modelo matemático que gobierna el movimiento de los fluidos son las llamadas ecuaciones de Navier-Stokes.
    Leer nota completa