Sensación de Libertad…

Hoy temprano leía un texto publicado por un usuario de Facebook que me resultó algo chocante por un lado pero por otro, un reflejo futurista e inevitable de nuestra realidad como Argentinos si es que “el asunto” sigue así.

Gatito comunista

Es una tórrida mañana de enero de 2016. Mi radio reloj se enciende puntual a las 8 hs con la Mancha de Rolando a todo volumen en la ahora llamada “Radio del amor y la alegría” (ex Radio Mitre). En realidad no hacía falta el despertador porque nunca pude dormir. Los 33° del verano se sintieron en toda su potencia desde que me decomisaron el Split (aire acondicionado) con el argumento que soy adicta a la energía eléctrica. Sumado a esto los mosquitos hicieron estragos ya que el Off (Repelente de mosquitos) fue prohibido por ser una palabra del Imperio.

Para despabilarme prendo el LCD marca “Para todos y todas” (me faltan 32 cuotas para terminar de pagarlo) y sintonizo TN (Todo Néstor). Ahí siguen Barone, Russo y García dándonos las mejores noticias que podríamos escuchar.
Por suerte mis dos hijos votaron bien y ahora tienen un plan así que no me veo obligada a levantarlos para ir a trabajar.

Salgo de la cama para arrancar con la rutina diaria y prendo la ducha. En el baño no encuentro el jabón en pan multiuso (piel-ropa) Querubín. Voy a la alacena y solo encuentro lavandina Querubín. El Gobierno dice que está bien consumir este producto porque es Nacional y Popular. Yo pienso que no podría consumir otro ya que es el único en el mercado. Pero bueno qué más da, unas gotitas para lavarme bien las manos y a asearme con el litro de agua que me dejan gastar. Asoma un pensamiento golpista: ¿Moreno, dueño de Querubín, usará esta mier…”, rápidamente me llamo a silencio no sea cosa que…Me visto con ropa suelta, la misma desde hace 3 años que compré en La Salada. No es que sea grande la pilcha, es que sigo con la dieta de $6 desde el 2012 y bueno, una adelgaza ¿vio?
Les dejo una nota a los chicos diciéndoles que me voy al súper y que si no vuelvo para el almuerzo llamen a su puntero de turno y pidan los chori del día.

Salgo contenta porque tengo margen en mi SuperCard así que pretendo llenar dos bolsas de mercadería… SI! Dos bolsas llenas!!!
Quiero mirarme en el espejo del ascensor y ahí recuerdo que desde hace algún tiempo lo clausuraron pegando las fotos de Él y de nuestro Comandante. En la entrada encuentro tiradas las boletas para los consorcistas. Tres de ellas son para mí y todas tienen recargo por importación. Lo raro es que una es de agua.
Paso por la puerta del edificio, previo atravesar el escáner que colocaron para controlar que no salga ni un dólar de la buena suerte. Saludo al portero, que por ser de Suthern gana más que cualquier vecino y por lo mismo estamos obligados a decir en vez del “hola Cacho” de antaño, un “¡Viva la Revolución!”.

Saco el monedero y horrorrrr!!! Mi tarjeta SUBE esta SIN CREDITO!. Calma Paola, calma. Los de la SUBE ya saben del problema y seguro me debitaron $50 en mi SuperCard para recargarla… Obvio que no me piden permiso porque son buenos y se adelantan a mis necesidades. Subo al micro con la Louis Vuitton trucha en el brazo izquierdo. Se puso de moda porque parece que los chorros no se atreven a robarlas ya que pudo haber sido un regalo de Ella. Me bajo cerca del súper, no sin antes dar el “¡Viva la Revolución!” al chofer que es de UTA, otro sindicato oficialista.

A lo lejos puedo observar la cola de 2 cuadras para entrar. Por suerte llegué temprano, dentro de un par de horas la cola es de cuatro cuadras. Cuando me faltaba poco para ingresar escucho a una sra. que advierte al resto que ya no quedaba merluza a $198 (un poco lejos de los $18 de 2013, pero se trata solo de una sintonía fina, la inflación ya no figura ni en el diccionario). Resignada por el dato pero sabiendo que el jabón Querubín nunca se agota, me quedo en la fila.
Cuando logro entrar, no sin antes pasar por un nuevo escáner esta vez para asegurarse que llevo mi Eternauta de bolsillo, voy corriendo a la góndola del aceite. Mala suerte, ya no queda y me tocaba hacer las tortas fritas para las reuniones del partido de los chicos. En ese momento me acuerdo acordé que tengo una remera de La Cámpora en mi bolso (uno nunca sabe cuando servirá), me la pongo presta y CHAN! Un caballero muy amable me hace pasar por una puertita a un salón donde para mi sorpresa, hay de todo. ¡Hasta shampoo Élvive! (o ¿Él Vive? No se ve bien la etiqueta), que es fabricado por quien? Por Querubín!.
Con las dos bolsas llenas voy a la caja, saco mi SuperCard y por supuesto saludo con un “Viva la Revolución!”. La cajera es de SEOC.
Volviendo saco mi celular con pantalla Made in China, componentes chinos pero con la bolsita que reza HECHO EN ARGENTINA. Quiero llamar a casa y saber si alguno de los chicos revivió. ¡Pobres!, no les exijo mucho porque tienen como 12 horas semanales de sufrido adoctrinamiento.

Antes de subir al micro, un empleado del súper llega corriendo y me dice que me estaba olvidando la manteca. Le pregunto cómo lo sabe y me responde que mi hija comentó en Cara-Argenta (la versión Nacional y Popular de Facebook) con su netbook “conectar-igualdad” que no le quedaba manteca Evita (la nueva manteca Nacional y Popular). Fue tan gentil este hombre que me dio una manteca chica entera, me dijo que no se lo comente a nadie y menos por teléfono. ¡”Viva la revolución!” le respondí, y subí al micro. El chofer correctamente vestido con su camisa roja bolivariana, me saludó con la confianza propia de quien me lleva y trae todos los días: “compañera, dígales a sus hijos que mañana paso tempranito, tipo 13:00 para llevarlos a la escuela de verano de Milagro Sala, que no tomen mucho esta noche porque tienen clase de tiro”. Muda, solo le hice un gesto y me fui al medio.

Mientras miraba el paisaje de la ciudad, cruzando la avenida Néstor Kirchner, la bocacalle Cristina Corazón, la placita de Él, el busto al otro Él, la confitería “El Che”, la boutique “Alto Stalin” y etc, se me ocurrió preguntarme si en aquel OCTUBRE del 2013 hubiera votado distinto, cuál hubiera sido mi presente. Un frío gélido me corrió por la espalda y preferí no pensar más…NUNCA MÁS.

Leyendo las líneas de Paola Gallia comencé a analizar un poco la historia de nuestro país en los últimos años y me topé conque somos una dictarura perfecta. La “dictadura perfecta” es aquella que logra disfrazarse de democracia y eso es lo que ocurre en Argentina. Mientras a nosotros, ciudadanos comunes nos imponen impuestos y tasas para comprar en sitios como eBay o simplemente comprar un pack turístico en cuotas, los hijos de la Presidente y la propia Presidente se pasean por Europa con dólares y euros robados al pueblo, sin restricciones aduaneras ni declaraciones juradas para compra de divisa extranjera.

La Presidente dijo públicamente que “el cepo al dólar es un invento mediático” pero esto no es así. El argentino promedio NO PUEDE COMPRAR DÓLARES. Uno pensará “Y qué necesidad tiene de comprarlos?” El ahorro. Simplemente eso. Además, muchos proveedores extranjeros de mercadería cobran en dólares y desgraciadamente no podemos pagarles con un dólar oficial entonces, debemos hacerlo a través del dólar paralelo lo que termina por encarecer el producto hasta 3 veces mas y eso NO ALIMENTA LA INDUSTRIA NACIONAL. Por un hecho simple, la fabricación Nacional no le llega ni a los tobillos a la fabricación China. Con eso dije todo.

Recuperamos Malvinas…Al menos en Counter Strike

Counter Strike siempre fue uno de los mas grandes referentes mundiales de juegos FPS en la última década y la gran cantidad de modificaciones creadas por los usuarios hacen que la experiencia de juego siempre sea un poco mas amena que la mera acción de jugar un mapa preestablecido con actores preestablecidos y armas que ya todos conocen.

Mapa de Malvinas - Counter Strike

En este caso y hablando de mapas y, ya decía yo que estaban demorando mucho, una empresa Argentina se dedicó a crear un mapa bastante particular y hasta un poquito polémico: El mapa de Las Islas Malvinas en el cual los jugadores argentinos operan como SWAT o Policías mientras que los del otro bando, ingleses off course, son los counters o terroristas.

A lo largo del mapa veremos carteles como “Las Malvinas son Argentinas” o como en el Cementerio Argentino (replicado a la perfección) la famosa frase “Soldado argentino sólo reconocido por Dios” mientras que un detalle que llama la atención es la falta de banderas inglesas. Según los creadores, para mantener el respeto a los caídos en batalla.

La empresa encargada de este mapa que podemos descargar gratuitamente es nada menos que Dattatec.com. Una empresa de alojamiento y servicios de Internet quienes hace hace algunos años se encargaban de alojar este blog…hasta el día que me cansé de las caídas y lo migré a otro servidor.

En el vídeo trailer podemos ver el recorrido del mapa, algunas misiones y por supuesto, oir de fondo una versión muy interesante del Himno Nacional Argentino que a mas de uno le pondrá la piel de gallina.

Fuente: Juegos Dattatec.
Descarga de mapa: Malvinas