Historias mínimas con sus máximas

El otro día estaba leyendo en Twitter un trending topic acerca de situaciones bochornosas… y me acorde de un par de historias que no les había contado. Luego me puse a revisar post anteriores y vi que hace muchos posts atrás les dije que me hicieran acordar de contarles como mi hermanita mostraba sus dotes para los negocios

Cuestión que nadie me aviso… es como si nadie me hiciera caso… EU! A vos te digo! ME HACES EL FAVOR DE LEERME??!!

Así que me voy a sacar las ganas de postear por última vez este año y contarles dos o tres pequeñas historias. Por eso el  post se intitula:

Historias mínimas con sus máximas
Aclaración: yo fui misionero de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mas conocidos como Mormones) por 2 años en la Zona de cuyo. Las primeras dos historias fueron durante ese tiempo

Primer historia: hijos al por mayor
Iba un día conociendo gente de puerta en puerta en la tranquila ciudad de Chimbas, en San Juan. De pronto de una puerta apareció una mujer de alrededor de 28 años  y detrás de ella 5 niños de aproximadamente 5, 4 , 3 , 2 y 1 año, y además ella estaba embarazada otra vez!  (Era una pancita de 3 o 4 meses)

Para romper el hielo, me presente , le pregunte su nombre y me quise hacer el simpático diciéndole:

“Así que tiene 5 hijos y medio, eh?”

A lo que ella respondió poniendo cara de “que lo que?”

Je je, digoooo… porque tiene 5 hijos y uno mas en camino… 5 y ½ hijos… (Para colmo que el chiste era malo tenia que explicarlo…)

Y acá la respuesta horrible de ella (poniendo cara de circunstancia) “eeeh… no. No estoy embarazada”

Me quede dos o tres minutos mirando a ver si con suerte estaba sobre arenas movedizas…

1er máxima: no te hagas el chistoso a menos que estés 100% seguro que vas a hacer un buen chiste

Segunda historia: ponerse a la altura de la situación
Un día llegue a una iglesia nueva, a una reunión grande (aproximadamente 400 personas) y entre saludando gente a diestra y siniestra

Aunque supuestamente no hay gente siniestra en una iglesia , no?

Cuestión que llegue a un grupito de gente parada en la entrada de la iglesia, eran 3 o 4 adultos y 2 niños, de los cuales el varón de aproximadamente 10 años me miraba y la nena de alrededor de 8 años me daba la espalda…

Me acerque con sonrisa amplia al estilo político en campaña  (pero sincera). Le estreche la mano a cada adulto, salude con otra sonrisa al nene que me miraba, y a la nena que me daba la espalda le palmee la cabeza amistosamente. El problema fue cuando la nena se dio vuelta para mirarme y resulto ser una enana de 35 años…

No se si el calor fue la vergüenza de la situación o la mirada de fuego que me echo la petisa

2da máxima: lo bueno viene en envase chico, los enanos también

Bonus track

Tercer historia: con globito o sin globito?
De chico siempre fui de buscar el negocio…

(Les conté la historia de mis negocios en tercer grado, no?)

Cuestión que en mi barrio allá por el año “1900 que te importa”, no había muchas casas con canilla, sino que usaban bomba sapo.

Para los mocosos que leen, las bomba sapo son esas que había que bombear con una manija y tenia una boca ancha como de 5 cm…

La cosa es que con esas bombas era imposible poder llenar una bombita de agua en verano, así que mis amigos del barrio venían a pedir de usar la canilla de mi patio. A la 5ta vez mi vieja los sacaba carpiendo porque jodían a la hora de la siesta… y ahí es donde se me prendió la lamparita!!

Junte mis ahorros y compre una bolsa de 100 bombuchas. En ese tiempo la bolsa salía $4, o sea que cada bombucha salía 4 centavos. Yo las ofrecía a 5 centavos cada una, pero no vendía muchas… el chiste es que también ofrecía venderlas llenas de agua, a 10 centavos y ahí vendía como loco!

Ya se, era re vivo…

Pero había un pequeño problema: yo no sabia hacerles el nudo a las bombitas. Entonces fui a pedirle a mi mamá que me hiciera el nudito. Y vendí mi primer bombita. A la quinta bombita me saco carpiendo porque jodía a la siesta.

Y no me quedo otra que hacer negocios con mi hermanita

Así que ella me hacia los nuditos, pero ella quería hacer negocios, así que me ofreció cobrarme 5 centavos por nudo

Nadie mas me hacia los nudos así que tuve que aceptar

Con el tiempo me di cuenta que yo compraba la bolsa de bombuchas a $4, la vendía por $10 pesos y le daba $5 a mi hermana.
(Yo absorbía la compra de la bolsa de bombuchas y la perdida por las bombuchas rotas) así que deje de vender porque la única que ganaba plata era ella

Ya se, era re idiota

3er máxima: no te aproveches de la necesidad de otro porque te puede tocar a vos después…

En fin, tengo historias peores, pero las dejo para el año que viene, ya que se han reído de mí lo suficiente este año…

Que pasen felices fiestas y guarda con los petardos que se lastiman Uds., asustan de muerte a los perros y otros bicharracos y gastan fortunas!!!

Atte. @Francoporaire